miércoles, 20 de junio de 2012

Masaje Shirodhara ...


Quisiera comenzar a abordar el masaje desde otras técnicas ayurvédicas. Hoy específicamente conoceremos el masaje denominado Shirodhara. En Sánscrito, la palabra Shirodhara se compone de "shiro" + " dhara". "Shiro" significa cabeza. Y "Dhara" significa flujo.
En la India, los Rishis y sabios consideran el Shirodhara una cura Milagrosa y divina para todo tipo de enfermedades. Dicen que 21 días de Shirodhara es capaz de curar cualquier enfermedad física, mental o espiritual.
Esta técnica es una de las más placenteras dentro del Ayurveda, una suave corriente de Tailam tibio es derramada en forma constante sobre la frente de la persona que recibe el tratamiento, llevando equilibrio y armonía al cuerpo, mente y espíritu.
El Shirodhara propicia un estado de reposo del sistema parasimpático, un estado de no-ego durante el cual la inteligencia primaria del cuerpo reorganiza sus componentes y activa los mecanismos de auto-curación y homeostasis. Recordemos que el Masaje Hindú es aquel que nos invita a meditar… el que nos proporciona una sanación desde dentro hacia fuera…
El tipo de Tailam o sustancia líquida dependerá del Dosha o tipología de la persona. Por ejemplo, para Vata, aceite sésamo o de oliva. Para Pitta, aceite de coco, girasol o sándalo. Y para Kapha aceites más ligeros como maíz, raíz de cálamo o cúrcuma. Todos estos aceites están impregnados de plantas medicinales adecuadas a cada tipología.
Se le indica al paciente acostarse boca arriba sobre el Droni - una camilla especialmente diseñada para el Shirodhara, manteniendo los brazos a lo largo del cuerpo y con la palma de sus manos hacia arriba.
Se le coloca una banda – llamada Vartti - en la cabeza, por encima de las orejas, con la función de impedir que el aceite se derrame por la zona de los ojos.
Luego se procede a situar adecuadamente el recipiente que contiene el Tailam, centrando la dirección del fluido directamente sobre el tercer ojo del paciente. Comenzamos a dejar que el chorro  caiga constante y rítmico, garantizando la tranquilidad física y mental en muy pocos minutos.
El fluido empapador resbalará libremente por la frente y la cabeza, nutriendo el cabello y el cuero cabelludo.
Todas las perturbaciones mentales – miedos, ansiedad, rabia o irritabilidad – se disuelven en un océano de calma y tranquilidad, mientras que la mente es llevada a un estado de éxtasis, serenidad y conciencia expandida.
Terminada la aplicación del Tailam, se realiza un suave masaje en los puntos Marma localizados en la cara, de nuevo, escogiendo el aceite adecuado en función de su dosha.
Físicamente trabaja sobre las glándulas pineal, pituitaria e hipotálamo, las cuales organizan y regulan todas las secreciones hormonales. Dichas secreciones son responsables no solamente de los procesos fisiológicos como la digestión, respiración, excreción, etc., sino también de los estados anímicos y emocionales.
Genera un profundo estado de relajación en el que las ondas cerebrales se asemejan al estado de sueño profundo pero permaneciendo consciente. Así, el cuerpo comienza a generar endorfinas y a recomponer el sistema de defensas del organismo.
Despeja tanto la mente como los sentidos lo que permite al cuerpo activar los mecanismos naturales para liberar el estrés del sistema nervioso. Esto a su vez mejora la claridad mental y la comprensión. Es recomendado con efectos notables a personas que necesitan un alto grado de concentración y rendimiento intelectual.
Combate efectivamente el insomnio, las mialgias y los estados de ansiedad.
Aplicado en sesiones regulares tiene un efecto de rejuvenecimiento del cuerpo y la mente.
Nutre y repara profundamente el cabello y cuero cabelludo.
Trata desordenes de Vata que afectan el cuello, ojos, los oídos, la nariz y el sistema nervioso.
También es aconsejado para vikriti de índole Pita.
Más allá de tratar los desequilibrios dóshicos, las personas que lo han recibido relatan que han experimentado una sensación única, relajante y sumamente placentera…


 Namaskar Shanti